En la maternidad, una amiga antes que un manual

En la maternidad, una amiga antes que un manual

Al final, en la maternidad y la crianza no es tan importante la ciencia como el sentido común. Y ese sentido común, muchas veces, nos lo dan las amigas. Fácilmente podemos conseguir muchísima información sobre maternidad y crianza: manuales, libros, revistas, Internet, etc. En donde se nos dice lo que está bien y lo que está mal, lo que podemos hacer y lo que no. 

Sentimiento de culpa

Pero a pesar del propósito por el que fueron creados todos estos manuales, lo que consiguen muchas veces es hacer que nuestro sentimiento de culpa aumente. Esas dudas sobre si lo estaremos haciendo bien o mal, o esa ansiedad por no hacer lo que se supone que debemos hacer. Nos creemos todo lo que leemos porque se supone que está escrito por un profesional especializado, aunque eso muchas veces vaya en contra de nuestras propias creencias o nuestro sentido común.

Eternas justificaciones

Esto hace que muchas veces intentemos justificar nuestros actos con evidencias científicas, cuando en realidad ni siquiera existen. Y además, ni siquiera son necesarias para criar a nuestras criaturas como ellas necesitan. Y es que estos mismo profesionales son los que muchas veces ponen de manifiesto que la evidencia científica, en la maternidad y la crianza, es algo muy complejo de obtener con objetividad.

El apoyo de las amigas

No quiere decir que vayamos a hacer las cosas al “tuntún” y sin contar con nada ni nadie, sino que al final muchas veces las respuestas las encontramos más en amigas mamás que en muchos de los manuales que hay actualmente en el mercado. Porque muchas veces lo que necesitamos no son señores que han estudiado y leído mucho, no. Lo que necesitamos es alguien que nos escuche y nos conozca como somos, y lo que podemos necesitar en un momento u otro.

Más allá de si vamos a utilizar el método Estivill o si queremos hacer colecho hasta los 3 años. A veces nos preocupamos en exceso sobre si criar de una forma u otra puede tener consecuencias catastróficas en la vida de nuestras criaturas. Esta preocupación viene de tanta información que podemos encontrar fuera. Y nuestras amigas son muchas veces ese apoyo que necesitamos para tomar ciertas decisiones que nuestro sentido común nos dicta.

La tribu

Para mi, las amigas son algo esencial en toda maternidad. De hecho, me atrevería a decir que casi es de lo más importante. Muchas veces se trata simplemente de compartir pensamientos, experiencias, sensaciones… De sentirnos escuchadas y arropadas en nuestro día a día. De compartir. 

Al final yo siempre vuelvo a lo mismo, la tribu  Ya se que a veces me repito mucho, y soy un poco pesada con el mismo tema. Pero por lo menos para mi, tener amigas con las que poder hablar y compartir mi experiencia materna, que me escuchan y me apoyan sin juzgarme. 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Une mil las mismas circunstancias, maso menos un fin similar en torno a la crianza de los niños, con unos principios parecidos….tantas horas de parque q con amig@s al final es hasta un planazo!
    Mil gracias por estar ahí, así da gusto!!

    1. Mil gracias a vosotras!! Desde luego que así la maternidad se vive de otra manera

Deja un comentario